jueves, 11 de febrero de 2010

NUESTRA SEÑORA DE LOURDES (JORNADA MUNDIAL DEL ENFERMO)


Hasta mediados del siglo XIX, nadie conocía el nombre de Lourdes, excepto los habitantes de las aldeas circundantes, de la que Lourdes, un pueblo de unos escasos cuatro mil habitantes, era la cabeza del partido judicial. Sin embargo, entonces y ahora, Lourdes tiene la belleza propia de los pueblos pirenaicos, con su verde sempiterno, con sus callejas empinadas que suben o bajan del castillo. Y un valor añadido: el majestuoso paso del río Gave por sus inmediaciones, con sus verdes valles, sus empinados riscos y las caprichosas rutas de los montículos de su ribera.
Precisamente en una de esas grutas iba a ocurrir un acontecimiento que cambiaría por completo la vida de aquel ignoto pueblo perdido en las estribaciones de los Pirineos.




Conoce más sobre las apariciones de Lourdes AQUÍ
Te mostramos también este enlace a la página oficial del Santuario, donde puedes incluso dejar tu intención de oración para que sea presentada hoy mismo ante la imágen de la Inmaculada Concepción
La Iglesia hoy celebra la Jornada Mundial del Enfermo. Oramos por todos los enfermos, para que encuentren en Jesús el consuelo y la fortaleza y para que el Señor abra nuestro corazón a ellos y sus necesidades.
Testamento espiritual de Santa Bernardita:
“Por la porbreza en la que vivieron papá y mamá, por los fracasos que tuvimos, porque se arruinó el molino, por haber tenido que cuidar niños, vigilar huertos frutales y ovejas; y por mi constante cansancio...., te doy gracias, Jesús.
Te doy las gracias, Dios mío, por el fiscal y por el comisario, por los gendarmes y por las duras palabras del Padre Peyramale...
No sabré cómo agradecerte, si no es en el paraíso por los días en que viniste, María, y también por aquellos en los no que no viniste. Por la bofetada recibida, y por las burlas y ofensas sufridas, por aquellos me me tenían por loca y por aquellos que veían en mí a una impostora; por alguien que trataba de hacer un negocio..., te doy las gracias, Madre.
Por la ortografía que jamás aprendí, por la mala memoria que siempre tuve, por mi ignorancia y por mi estupidez, te doy las gracias.
Te doy las gracias porque si hubiese existido en la tierra un niño más ignorante y estúpido tú lo hubieses elegido...
Porque mi madre haya muerto lejos. Por el dolor que sentí cuando mi padre, en vez de abrazar a su pequeña Bernardita, me llamó “hermana María Bernarda”..., te doy las gracias.
Te doy las gracias por el corazón que me has dado, tan delicado y sensible, y que me colmaste de amargura...
Por que la madre Josefa anunciase que no siervo para nada, te doy las gracias. Por el sarcasmo de la madre maestra, por su dura voz, por sus injusticias, por su ironía y por el pan de la humillación..., te doy las gracias.
Gracias, por haber sido como soy, porque la madre Teresa, pudiese decir de mí: “Jamas le cedáis lo suficiente”...
Doy las gracias por haber sido una privilegiada en la indicación de mis defectos, y que otras hermanas pudieran decir: “Que suerte que no soy Bernardita”.
Agradezco haber sido la Bernardita a la que amenazaron con llevarla a la cárcel porque te vi a ti, Madre...Agradezco que fui una Bernardita tan pobre y tan miserable, que, cuando me veían, la gente decía: “Esa cosa es ella?”.., la Bernardita que la gente miraba comi si fuese el animal más exótico....
Por el cuerpo me me diste, digno de compasión y putrefacto..., por mi enfermedad que arde como el fuego y quema como el humo, por mis huesos podridos, por mis sudores y fiebre, por los dolores agudos y sordos que siento..., te doy las gracias, Dios mío.
Y por el alma que me diste, por el desierto de mi sequedad interior, por tus noches y por tus relámpagos, por tus rayos..., por todo. Por ti mismo, cuando estuviste presente y cuando faltaste... te doy las gracias, Jesús”.




2 comentarios:

FOTELIAS dijo...

Hoy Festividad de Nuestra Señora de Lourdes oremos por lo enfermos de alma y cuerpo.
Que Dios te bendiga.
FOTELIAS

Anónimo dijo...

Fui a Lourdes la primera vez con mi madre.Las últimas palabras que escuché de ella eran trocitos de la Salve.Eran como un susurro pero estaba llamando a la Virgen.Un abrazo M.A