jueves, 31 de marzo de 2011

HABLANDO DE DRAGONES

Aún estás a tiempo de ver "Encontrarás dragones". La película nos ha permitido conocer un poco más a S. José María Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei.
Compartimos hoy este vídeo en el que se narra brevemente su biografía.


miércoles, 30 de marzo de 2011

DE EJERCICIOS ESPIRITUALES EN RADIO MARÍA

Una buenísima iniciativa para los que puedan seguirlos através de la radio, o através de la web: http://www.radiomaria.es/

Este es el horario

Tendrán lugar del 11 al 17 de Abril (Domingo de Ramos).Este será (D.m) el horario con la oración y meditaciones de esos dias.


HORARIO PARA LA SEMANA DE EJERCICIOS

3:00 Rosario
3:30 Oficio de Lecturas
5:00 Meditación (P. Mendizabal S.J.)
6:30 Rosario (PP Benedicto)
7:30 Laudes
9:00 Meditación con la liturgia el día (P. Orta)
10:00 Santa Misa
12:00 Ángelus
12:10 Hora Intermedia
12:30 Meditación (Mons. Francisco Cerro)
14:45 Corona de la Misericordia
15:00 Vía Crucis (el viernes, día 15)
18:00 Meditación (Miguel Angel Arribas)
19:00 Rosario
19:30 Vísperas
22:30 Completas
23:00 Meditación (Santiago Arellano)



martes, 29 de marzo de 2011

MARTES III DE CUARESMA

Texto para meditar (Dn 3, 25. 34-43; Sal 24; Mt 18, 21-35)



“… Somos el más pequeño de todos los pueblos; hoy estamos humillados por toda la tierra a causa de nuestros pecados. En este momento no tenemos príncipes, ni profetas, ni jefes; ni holocausto, ni sacrificios, ni ofrendas, ni incienso; ni un sitio donde ofrecerte primicias, para alcanzar misericordia. Por eso, acepta nuestro corazón contrito y nuestro espíritu humilde”.


El resto del pueblo de Israel, deportado a Babilonia, en la experiencia desoladora del exilio, perseguido y acosado para conseguir que prevaricara y diera culto a otros dioses, ante la amenaza de muerte por la sentencia que había dictado el poderoso de este aquel mundo, gritó al cielo con humildad y confianza.

No son pocas las noticias que llegan de persecución y martirio por razón de la fe, y cabe que ante el ambiente laicista, el texto del libro sagrado nos parezca una crónica de nuestros días, y nos tiente el desánimo por no poder celebrar la fe en comunidades más vivas y comprometidas.


Es el momento de la purificación, de descubrir la autenticidad de nuestra profesión cristiana, en quién hemos puesto nuestra confianza. Sin duda que el recurso a la oración de súplica es una respuesta acertada para sostenernos fieles en la prueba. Ayuda, además, el mutuo conocimiento de los que se mantienen recios y firmes, pero deberemos estar siempre atentos para no convertir nuestra fe en ideología, y no caer en la trampa de enfrentarnos a la manera de los que no tienen el don de creer. Por el contrario, nuestra identidad debe emerger como testimonio de coherencia con el Evangelio, fortalecidos con la oración y la certeza del auxilio divino.


Oración-«Por el honor de tu nombre, no nos desampares para siempre, no rompas tu alianza, no apartes de nosotros tu misericordia. Por Abrahán, tu amigo; por Isaac, tu siervo; por Israel, tu consagrado; a quienes prometiste multiplicar su descendencia como las estrellas del cielo, como la arena de las playas marinas.


Ahora te seguimos de todo corazón, te respetamos y buscamos tu rostro, no nos defraudes, Señor. Trátanos según tu piedad, según tu gran misericordia. Líbranos con tu poder maravilloso y da gloria a tu nombre, Señor.»

Propuesta-«Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?»


Jesús le contesta: -«No te digo hasta siete voces, sino hasta setenta veces siete. »


Angel Moreno de Buenafuente

lunes, 28 de marzo de 2011

PERDONAR CON TODA EL ALMA

Asesinaron a su hija y ella oró cada día por la conversión del asesino. Esto sólo es posible si el Reino de Dios está entre nosotros.

domingo, 27 de marzo de 2011

EL PELIGRO DE AMAR SIN EL CORAZÓN

Sin embargo, el rechazo del amor humano como algo opuesto al amor de Dios puede ser un obstaculo en la nueva evangelización. Contra esta tentación quiso poner en guardia el padre Raniero Cantalamessa en su primera predicación de Cuaresma, ante el Papa y la Curia Roma.



Cantalamessa afirmó que uno de los ámbitos en los que la secularización “actúa de modo particularmente difundido y nefasto”, es el ámbito del amor. “La secularización del amor consiste en separar el amor humano, en todas sus formas, de Dios, reduciéndolo a algo puramente profano, donde Dios está de más e incluso molesta”.


Pero el tema del amor, subrayó, “no es importante solo para la evangelización, es decir, en la relación con el mundo; lo es también, y ante todo, para la vida interna de la Iglesia, para la santificación de sus miembros”.

El predicador pontificio hizo un análisis sobre la distinción que ciertos teólogos han hecho entre el “eros” o amor humano y pasional, y el “agapé”, o el amor de oblación, apoyando sus reflexiones en la Deus Caritas est de Benedicto XVI.

El amor “sufre una nefasta separación, no sólo en la mentalidad del mundo secularizado, sino también en el lado opuesto, entre los creyentes y en particular entr e las almas consagradas. Simplificando al máximo, podríamos formular así la situación: en el mundo encontramos un eros sin agape; entre los creyentes encontramos a menudo un agape sin eros”.

“El eros sin agape – explicó – es un amor romántico, muy a menudo pasional, hasta la violencia. Un amor de conquista que reduce fatalmente el otro a objeto del propio placer e ignora toda dimensión de sacrificio, de fidelidad y de donación de sí”.


El agape sin eros, en cambio, es como un “amor frío”, un amar “con la cabeza”, “sin participación de todo el ser, más por imposición de la voluntad que por impulso íntimo del corazón”, en el que “los actos de amor dirigidos a Dios se parecen a aquellos de ciertos enamorados inexpertos que escriben a la amad a cartas copiadas de un prontuario”.
“Si el amor mundano es un cuerpo sin alma, el amor religioso practicado así es un alma sin cuerpo”, afirmó. “El ser humano no es un ángel, es decir, un puro espíritu; es alma y cuerpo sustancialmente unidos: todo lo que hace, incluyendo amar, debe reflejar esta estructura suya”.
Si la corporeidad es sistemáticamente negada o reprimida, subrayó, “el resultado será doble: o se sigue adelante de forma fatigosa, por sentido del deber, por defensa de la propia imagen, o bien se buscan compensaciones más o menos lícitas, hasta los dolorosísimos casos que están afligiendo a la Iglesia”.

“En el fondo de muchas desviaciones morales de almas consagradas, no puede ignorarse, hay una concepción distorsionada y deformada del amor”, advirtió.

Por ello, añadió, la redención del eros “ayuda antes que nada a los enamorados humanos y a los esposos cristianos, mostrando la belleza y la dignidad del amor que les une. Ayuda a los jóvenes a experimentar las fascinación del otro sexo, no como algo turbio, vivido lejos de Dios, sino como un don del Creador para su alegría si se vive en el orden que Él quiere”.
Pero también ayuda a los consagrados, hombres y mujeres, para evitar “ese amor frío, que no desciende desde la mente hasta el corazón. Un sol invernal que ilumina pero que no calienta”.
La clave, explicó, es el enamoramiento personal de Cristo.


“La belleza y la plenitud de la vida consagrada depende de la calidad de nuestro amor por Cristo. Sólo éste es capaz de defender de los bandazos del corazón. Jesús es el hombre perfecto; en él se encuentran, en un grado infinitamente super ior, todas esas cualidades y atenciones que un hombre busca en una mujer y una mujer en un hombre”.


“Su amor no nos sustrae necesariamente de la llamada de las criaturas y en particular de la atracción del otro sexo (esta forma parte de nuestra naturaleza, que él ha creado y que no quiere destruir); pero nos da la fuerza de vencer estas atracciones con una atracción más fuerte. “Casto – escribe san Juan Clímaco – es aquel que expulsa al eros con el Eros”, concluyó el padre Cantalamessa.

sábado, 26 de marzo de 2011

DOMINGO III DE CUARESMA

Evangelio



En aquel tiempo llegó Jesús a una ciudad de Samaria llamada Sicar: allí estaba el pozo de Jacob. Jesús, cansado del camino, estaba sentado junto al pozo. Era hacia la hora sexta. Llega una mujer de Samaría a sacar agua, y Jesús le dice: «Dame de beber». (Sus discípulos se habían ido al pueblo a comprar comida). La samaritana le dice: «¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana? (los judíos no se tratan con los samaritanos). Jesús le contestó: «Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice: Dame de beber, le pedirías tú, y Él te daría agua viva». La mujer le dice: «Señor, si no tienes cubo y el pozo es hondo, ¿de dónde sacas el agua viva?; ¿eres tú más que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?» Jesús le contestó: «El que bebe de esta agua vuelve a tener sed; pero el que beba del agua que yo le daré, nunca más tendrá sed: se convertirá dentro de él en un surtidor que salta hasta la vida eterna». La mujer le dice: «Señor, dame esa agua». Él le dice: «Anda, llama a tu marido». La mujer le contesta: «No tengo marido». Jesús le dice: «Tienes razón: has tenido cinco y el de ahora no es tu marido. En eso has dicho la verdad». La mujer le dice: «Señor, veo que eres un profeta». Jesús le dice: «Créeme, mujer. Se acerca la hora, ya está aquí, en que los que quieran dar culto verdadero adorarán al Padre en espíritu y verdad». La mujer le dice: «Sé que va a venir el Mesías, el Cristo; cuando venga, Él nos lo dirá todo». Jesús le dice: «Soy yo, el que habla contigo».


Juan 4, 5-42
 
En espíritu y verdad


La Samaritana.


Asistimos con gozo a un maravilloso encuentro al que hemos de estar muy atentos; y no sólo para no perdernos ni un detalle, sino para participar en él. Se trata de un texto que no es sólo para escucharlo, también hay que contemplarlo, porque cada una de sus palabras es una perla preciosa para cada uno de nosotros. Todo empieza en torno al mediodía y mientras Jesús va de camino con sus discípulos, como siempre. En esta ocasión, va pasando por Samaría, terreno de misión para Él y, por tanto, terreno querido, pero también territorio hostil por su condición de judío. Llega Jesús al pozo de Jacob en Sicar, lugar de evocadoras experiencias bíblicas en las que Dios se manifiesta. Viene cansado y se sienta junto al pozo, tiene sed. Mientras tanto, llega una mujer samaritana a por agua y trae el cubo para sacarla. Es entonces cuando empieza el diálogo y el intercambio del agua. No hay ningún detalle que no sea importante en todo el encuentro-relato. Todo está al servicio de un diálogo salvador que Jesús inicia con aquella mujer para cambiar su corazón y su vida. Jesús maneja el diálogo con una maravillosa y tierna pedagogía, para que, poco a poco, la samaritana descubra que también ella tiene sed. Lo que parece un simple encuentro se convierte en un gozoso acontecimiento no sólo para ella, también lo es para el mismo Jesús. En realidad, la conversión del corazón es siempre un acontecimiento para el cielo y para la tierra.


Todo sucede en torno al agua. Jesús le dice a la mujer: Dame de beber. Él viene cansado del camino y necesita agua de aquel pozo. Inicia, pues, el diálogo desde la pobreza, la sencillez y la humildad. Con su ojo misionero, su sed ya no es del agua, sino de la fe de la samaritana. Enseguida se da cuenta de que la mujer también necesita agua y le muestra el agua viva que ella desea. Y Jesús la va orientando, con la escucha y el diálogo, para que se manifieste en ella el deseo de Dios que hay en su vida, es decir, para que se descubra a sí misma. Esto se desvela con un último toque de gracia bendita: cuando la mujer descubre que Jesús conoce su vida y, a pesar de todo, la quiere, la respeta y le ofrece un camino de libertad y dignidad. Entonces ella se abre con humildad al don de Dios y dice: Señor, dame de esa agua.


Es en ese encuentro personal e íntimo con el Señor en el que la samaritana recibe y acoge lo que Jesús le está ofreciendo: el agua viva del amor de Dios. Y reconoce también que el corazón de Jesús es el pozo del que mana esa agua: Yo soy, el que habla contigo. Lo que viene después es el testimonio que hará la samaritana con entusiasmo y audacia. Por lo que ella les dijo, muchos en su pueblo empezaron a creer, hasta que, como sucede siempre en la transmisión de la fe, creyeron por sí mismos que Jesús es el Salvador del mundo. Y así fue como nacieron muchos adoradores en espíritu y en verdad.


+ Amadeo Rodríguez Magro


obispo de Plasencia

viernes, 25 de marzo de 2011

9 MESES

Ya sólo quedan nueve meses para Navidad, un suspiro. En mi parroquia no tendremos un templo en condiciones, pero embarazadas las tenemos casi todas. Espero que unas cuantas vayan esta tarde a la Colegiata de san Isidro (a las 19:00) para recibir la bendición del Cardenal.
Es una alegría ver a tanta madre, aunque ocupen más espacio. Los médicos cada vez afinan más: está de 43 días, parirá entro de 14, el parto será el día 18 a las 11:45. Luego acierten o lo provoquen da igual, lo importante es la alegría de una nueva vida. Y la fiesta de hoy, la anunciación, el día de la Encarnación, es una alegría para toda la Iglesia, mejor dicho, para toda la humanidad. A pesar de estar en viernes de cuaresma estamos de fiesta… y con muchas razones.



“Pues el Señor, por su cuenta, os dará una señal: Mirad: la virgen está encinta y da a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios-con-nosotros.” ¿No es motivo de alegría que Dios esté con nosotros? Los que se empeñan en ver a un Dios lejano, incluso ausente, saben hoy que Dios está con nosotros. Con el que sufre, con el que llora, con el que ríe, con el que está marginado o está encumbrado, con todos y cada uno de nosotros. Algunos piensan que Dios los ha olvidado… y está con nosotros. ¿No es razón suficiente para estar de fiesta?






“Todos quedamos santificados por la oblación del cuerpo de Jesucristo, hecha una vez para siempre.” Todos, es todos. No algunos, no los perfectos, no los listos. Cualquiera puede ser santo si deja que la entrega de Cristo entre en él. En cualquier profesión honrada, en cualquier situación económica, en cualquier estructura humana que no degrade al hombre, puede ser santo pues para eso nace Cristo.¿No es razón suficiente para estar de fiesta?

«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.»


He puesto esos guiones pues retomo el comentario diez horas después. Entre medias ha venido una madre de un niño de catequesis que se confesó por primera ve el jueves pasado y hacía la comunión el 14 de Mayo para comunicarme que su hijo había fallecido, así que hemos estado en el Tanatorio, la Misa de cuerpo presente y el entierro. os pido una oración por esta familia. ¿Se nos acabaron los motivos de alegría? En absoluto. El Señor está con nosotros, y que el Hijo de Dios se encarnase en las entrañas de María y se hiciese niño hace que Rubén (el niño), participase realmente de la vida divina. No sólo es una vida que va y que viene. Esa vida estaba en manos de Dios, pues Dios se ha hecho para que el hombre se divinizase. Luego esa vida es de Dios y no deja que ninguno de los suyos se pierda. El dolor es inmenso, pero se trasformará en alegría.


Y otro motivo de alegría:«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mi según tu palabra.» El Señor hace si le dejamos, y hace muy bien En cuaresma no debemos olvidarnos que no se trata de hacer muchas cosas, sino dejar que Dios haga muchas cosas en nosotros, quitando lo que estorba. Hay que quitar lo que no nos deja decir “Hágase”, sino que decimos “Inténtalo”. ten la seguridad que si dejamos al Espíritu Santo hacer veremos maravillas.


Que celebremos esta fiesta con alegría (la alegría no es risas, ni comodidad, ni ausencia de obstáculos), pues de la mano de María ha venido la salvación. Y rezar por Raul y Adela, los padres de Rubén. En nueve meses será navidad, que en ellos nazca también la esperanza.

Comentario a la liturgia del día de Archimadrid





jueves, 24 de marzo de 2011

¿SABÍAN ESTO DE NUESTROS SACERDOTES?

¿Sabían esto de nuestros sacerdotes?



Hoy voy a decir "sin pelos en la lengua" la verdad de nuestros sacerdotes, desde aquél que vive en el municipio más pobre de nuestro país, hasta el que ocupa el más alto puesto de la jerarquía eclesiástica. El haber conocido, por mi trabajo de casi 20 años, a más de 200 sacerdotes católicos, de todos los carismas y en todas las regiones de Venezuela, es lo que me lleva hoy a decir cosas que nadie sabe (o por lo menos no las dicen) a través de los medios de comunicación.

Por ejemplo, hace semanas despedimos a un sacerdote de casi 60 años que lo trasladaron al barrio más pobre de New York. Su equipaje era: 4 libros (la Biblia, su misal y otros 2), algo de ropa, un Cristo, un rosario y ¡Más Nada! A los 50 "y picote" este sacerdote tiene que comenzar de 0, en un lugar con unas necesidades extremas. Y él estaba feliz con esa nueva misión que Dios le había encomendado, a través de sus superiores. Y eso, señores, pasa todos los días en el mundo entero con los sacerdotes: lo único que ellos siempre tienen seguro, en su casa de paso, es una maleta. ¡Así de simple!

En cuanto a su vida diaria: se levantan muy temprano para hacer oración y oficiar misa; toman su desayuno, y luego comienzan la carrera contra el tiempo para poder administrar los sacramentos a sus fieles; llevar la comunión a los enfermos; resolver las necesidades urgentes de su parroquia; preparar padrinos y padres para bautizos, niños para primera comunión, jóvenes para confirmación, novios para matrimonios, etc. Y muchas noches tienen que salir a llevar los santos óleos a algún enfermo grave. Esto sin hablar de los sacerdotes que trabajan en los barrios más pobres y peligrosos del país atendiendo necesidades extremas. Otros trabajan incansablemente en escuelas maravillosas donde mucha gente quiere meter a sus hijos. Y también están los que trabajan como hormigas en los hospitales, cuarteles y en nuestras temidas cárceles. Un capellán de cárceles, quien murió hace poco por una gripe muy fuerte, recibió una bala en uno de esos retenes donde "se exprimió" hasta el final.

Yo me sonrío (para no llorar) cuando la gente habla de las riquezas materiales de la Iglesia y de sus sacerdotes. Nada más fíjense en el estado físico de la mayoría de las parroquias, sin hablar de muchísimas otras necesidades que nadie ve. Y los sacerdotes que viven en iglesias que se ven mejor "por fuera", contribuyen con lo que se recoge en su parroquia para ayudar a los sacerdotes más necesitados.


En cuanto a la alta jerarquía se aplica igualito. Todo lo que ellos usan (casa, muebles, vehículos, etc.) no es de ellos, y son lo más básico que se encuentra en cualquier hogar sencillo. Su trabajo es agotador, ya que la cantidad de personas bajo su grey es inmensa y enfrentan diariamente cientos de problemas, además de sus tareas administrativas y su abultada labor espiritual.


Hoy les describí, un poco por encima (porque pudiera estar horas dándoles ejemplos con nombres y apellidos, pero sé que a ellos no les gustaría para nada) de lo que es la vida de un sacerdote venezolano.

¡Ah! sin contar que siempre reciben con gran silencio y humildad, los ataques donde irresponsablemente los generalizan cuando se habla de un problema personal; o de escándalos mundiales que en los últimos 10 años no llegan al 0,1 % de los sacerdotes del mundo (Según cifras del Vaticano, de 405.000 sacerdotes, son 300 los lamentables casos de abuso sexual).

Y para terminar voy a cerrar con algo que me dijo un sacerdote (quien tiene una personalidad muy peculiar) cuando se enteró que yo estaba escribiendo sobre ellos: "Dile a tus lectores que recen mucho por nosotros y que nos corrijan, con cariño (eso lo pongo yo), cada vez que vean que hacemos algo mal hecho; y que si lo creen necesario hablen con nuestro obispo respectivo".


Y tengan siempre presente que ellos lo han dejado TODO para dar su vida entera a Dios y a sus fieles.

Eso era lo que a lo mejor no sabían de nuestros sacerdotes. Yo aprovecho de decirles a todos: MIL GRACIAS.

MARÍA DENISSE FANIANOS DE CAPRILES

EL UNIVERSAL DE CARACAS

miércoles, 23 de marzo de 2011

CREADOS PARA LA ETERNIDAD

Son muchas las cosas que nos que nos pasan y a las que no le encontramos explicación. Pero todo se explica, la explicación básica, se encuentra, en que nosotros, no hemos sido creados para vivir en este mundo, sino en otro que será nuestra eterna casa. Y esta sencilla explicación que justifica en gran parte, las contradicciones, inconvenientes y sufrimientos que soportamos en esta vida, no le caben en la cabeza a la mayor parte de seres humanos que ahora vivimos aquí, pero que un día partiremos de este mundo. ¡Claro!, que tampoco les cabía en la cabeza, esta sencilla realidad, a los que nos precedieron y mucho me temo que tampoco les va a entrar en la cabeza, a los que vienen detrás de nosotros. Procuremos, que ¡al menos! Nos quepa a nosotros, porque si nos cabe si nos la metemos en la cabeza, estad seguro que viviremos aquí abajo más felices.



Más de una vez, todos hemos oído decir, que: “Somos criaturas creadas para vivir en otro mundo y aquí solo estamos de paso”. Y sin embargo esta realidad, a todos nos entra por un oído y nos sale por el otro. Algunas veces creo que los que nos lo dicen, ni ellos mismos se lo creen. Y ello es, porque nuestra fe la de todos, sea la de los que nos lo dicen, sea la nuestra o sea la del que está escribiendo, no vale dos duros. Más de dos mil años han pasado y personalmente no tengo noticias, de nadie que con su simple deseo, haya trasladado un monte: “Por vuestra poca fe. Porque yo os aseguro: si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: "Desplázate de aquí allá", y se desplazará, y nada os será imposible” (Mt 17,20). Es decir nuestra fe ni siquiera tiene el tamaño de un grano de mostaza.

Es muy conocida la frase de San Agustín, que dice: “Nos hiciste Señor para Ti, y mi corazón está inquieto, hasta que descanse en Ti” Y como quiera que no estamos hechos para esta vida, aunque ella sea solo la única que conocemos, aquí no está nuestra casa. Y precisamente porque no vemos más allá de nuestras narices, nos apegamos a este mundo, en el cual todos estamos solo de paso, para cumplimentar una prueba de amor. Una prueba de amor a nuestro Creador.


Sigue leyendo AQUÍ

martes, 22 de marzo de 2011

ULTIMAS PREGUNTAS CON ANNE IGARTIBURU

Os dejamos con su testimonio

lunes, 21 de marzo de 2011

INTERNET Y JUAN PABLO II

Ante la beatificación del papa Juan Pablo II, que tendrá lugar el próximo 1 de mayo, se ha lanzado en Facebook una página dedicada a él. En ella se insertan todos los videoclips presentes en una página de Youtube dedicada también al Papa Wojtyła. Los audiovisuales recorren el pontificado año tras año, con la voz del futuro beato y en varios idiomas. Los audios han sido proporcionados y seleccionados por los programas lingüísticos de Radio Vaticano, sobre los que el Centro Televisivo Vaticano (CTV) ha realizado un montaje de vídeo.

Así lo ha explicado el portavoz de la Santa Sede el padre Federico Lombardi: “Sabemos bien cuántas personas están emocionadas mientras se acerca la beatificación de Juan Pablo II. Por ello hemos buscado una vía más, aparte de las ya disponibles, para permitir a todas las personas interesadas retomar contacto con su figura también a través de imágenes y palabras que fueron muy queridas en su larguísimo pontificado. La nueva página web es un camino más por el que Juan Pablo II sigue hablando a los jóvenes. Creo que en la memoria de los jóvenes ha quedado muy vivo, no ha desaparecido y además, nosotros creemos en su presencia espiritual eficaz, su presencia viva.

 Las redes sociales se prestan a los mensajes del Santo Padre de los últimos años, que invitan a un uso positivo de estas nuevas tecnologías”. Como subrayó el Papa Benedicto XVI en su Mensaje para la última Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, las nuevas tecnologías dan “oportunidades inéditas de establecer relaciones y de construir comunión. Debemos intentar emitir una gran ola de positividad, de amistad, de valores espirituales a través de los caminos abiertos por las redes sociales. ¿Y qué más hermoso y más poderoso que la imagen y la voz de un papa que ha sido tan amado por toda la humanidad?”.


Publicado en "Perder el miedo a equivocarse"

domingo, 20 de marzo de 2011

DOMINGO II DE CUARESMA

Evangelio



En aquel tiempo, seis días más tarde, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y subió con ellos aparte a un monte alto. Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. De repente se les aparecieron Moisés y Elías conversando con Él. Pedro, entonces, tomó la palabra y dijo a Jesús: «Señor, ¡qué bueno es que estemos aquí! Si quieres, haré tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías». Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía: «Éste es mi Hijo, el amado, en quien me complazco. Escuchadlo». Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto. Jesús se acercó y, tocándolos, les dijo: «Levantaos, no temáis». Al alzar los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús, solo.


Cuando bajaban del monte, Jesús les mandó: «No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos».


Mateo 17, 1-9




Comienza el texto evangélico de este domingo evocando algo que ha sucedido con anterioridad: seis días más tarde. ¿Más tarde de qué? Pues de un diálogo de Jesús con Pedro, en el que éste le muestra su disgusto al Maestro por haber dicho «que tenía que ser ejecutado y resucitar al tercer día». Ante las palabras de Jesús a sus discípulos, Pedro interviene con una lógica esperada: ni él ni ninguno de los oyentes de Jesús podían entender que Jesús hablara de sufrimiento y de muerte. Eso no era lo que se esperaba del Mesías. Tampoco los discípulos saben qué es la Resurrección. Pues bien, este diálogo es quizás lo que explica el acontecimiento al que van a asistir Pedro, Santiago y Juan, la Transfiguración del Señor.



Se trata de un episodio que, por supuesto, no es una exhibición de Jesús ante los tres discípulos escogidos; es un acto de delicadeza con ellos y con nosotros. Jesús los quiere preparar para compartir con Él la muerte, y por eso quiere que Le vean en la gloria celeste mientras habla con personajes celestes, Moisés y Elías. Y, sobre todo, quiere decirle a Pedro y a todos nosotros que Dios es Dios, aunque camine en la paciencia, en la pobreza y en el sufrimiento; que Dios no será jamás un derrotado.


En la Transfiguración, Jesús, el que ha de sufrir y morir, resplandece con la gloria de Dios y se muestra como el rostro del Padre. Éste se hace presente en la nube luminosa. Y, desde ella, muestra a Jesús como su Hijo amado: «Éste es mi Hijo, el amado, en quien me complazco». Y termina diciéndoles a Pedro y a los otros discípulos: «Escuchadlo». Es así como Dios afirma que ya sólo habla al hombre a través de Jesús, que ya no manifiesta su voluntad por la Ley y los Profetas, aquí representados en Moisés y Elías. A partir de ahora, lo dicho en el pasado sólo es vinculante en la medida que sea confirmado por Jesús, pues en el Hijo se resume y se realiza toda la palabra de Dios contenida en las Escrituras. Se podría decir que el gran mandamiento: Escucha Israel, resuena a partir de esta manifestación de Dios de este modo: Escuchadle a Él, al Hijo.


Situados en la Cuaresma, la Transfiguración es también para nosotros un paso necesario. Si la semana pasada con el texto de las tentaciones nos acercábamos al abajamiento de Jesús en la lucha del desierto, en el de esta semana se pone delante de nuestros ojos su gloria, es decir, un anticipo de su resurrección. Nos preparamos así para participar en el misterio de la vida de Jesús, al que escuchamos y seguimos como Palabra viva de Dios. Con Él, no sólo podremos superar la prueba de vivir en la cruz de cada día, sino que también podremos participar en su luz, que en este episodio se nos ha dado a conocer con la belleza de la gloria de Dios. Porque, en efecto, la eternidad es bella; pero sólo la que Dios da. Los paraísos fabricados por la mano del hombre no podrán superar nunca la prueba de la exclamación de Pedro: «¡Qué bien se está aquí!»


+ Amadeo Rodríguez Magro


obispo de Plasencia

sábado, 19 de marzo de 2011

SAN JOSÉ, PATRONO DE LA IGLESIA

Celebramos hoy a San José. Hoy seguro que no es abstinencia. San José, al recibir el encargo de hacer las veces del padre de Jesús, no supuso que se le iba a venir encima tanto trabajo. Pío nono lo declaró patrono de la Iglesia Universal (menudo trabajito), es patrono de los seminarios y las vocaciones sacerdotales, de la buena muerte, patrono de los niños en el seno de su madre,… y de todo lo que podamos imaginar. Pero de una respuesta generosa a una llamada se supone la respuesta agradecida a todas las que vengan del Señor.







“Cuando José se despertó, hizo lo que le habla mandado el ángel del Señor.” Esta simple frase define lo que es toda la vida de José. Hoy quisiera que reflexionásemos sobre las vocaciones al sacerdocio, pues el Señor sigue llamando, pero muchos no tienen la misma disposición de San José, sino que cuando se despiertan, se dan la vuelta y siguen durmiendo.






Es una necesidad de toda la Iglesia, de cada uno, sea importante o el último de Filipinas, el rezar por las vocaciones en la Iglesia, y especialmente por las vocaciones sacerdotales.






No están los tiempos para tonterías. Hacen falta sacerdotes santos, entregados, desprendidos, hombres de hoy, con los pies en la tierra y la cabeza y el corazón en el cielo. Que sean personas.A cada uno se le ocurrirán muchas cosas, pero así a vuela pluma, se me ocurre: Personas que sepan que sólo van a hacer lo que Dios quiera, sin mérito ninguno por su parte. Que su vida será anónima excepto a los ojos de la feligresía que el Obispo le encomiende y de los ojos de Cristo. Personas enamoradas del Señor que no busquen otros amores ni compensaciones, pues están rebosando del amor de Dios. Personas que no les importe “perder el tiempo” escuchando a los que se encuentra y escuchando a Dios en largos ratos de oración. Personas que amen el ser pobres, pues si han entregado su vida no quieren guardarse nada más, y lo que uno no necesita lo entrega a quien le haga falta. Personas que no busquen “puestos” pues de poco valdría estar muy alto si estás muy lejos de Cristo. Personas que no tengan miedo a testimoniar su fe, por fuera y por dentro; y junto con su fe su entrega, su dedicación, lo que es su vida. Personas que no saben lo que son las vacaciones, pues Dios no se las toma, y cuando descansa, descansa en el Señor. Personas que madruguen pues el amor de Cristo es quien les mete prisa. Personas que se encuentren cómodas -no acomodadas-, en un barrio rico y en un arrabal de la periferia o un pueblo de cuatro habitantes, pues mientras tengan el Sagrario siempre están bien acompañados. Personas que no juzguen, ni siquiera a sus Obispos o a los políticos, pues aprendemos que sólo juzga Cristo. Personas con espaldas anchas para cargar con los pecados que escucha en el confesionario y dejarlos en las manos de Cristo. Personas que saben reír y que saben llorar, que saben querer a sus enemigos y escuchan los insultos como jaculatorias. Personas que se saben las últimas y sólo esperan la misericordia de Dios para cumplir -un poco-, con el don que han recibido. Personas que sepan que perdiendo la vida es como se gana. Personas que rezan y muevan a los demás a la oración. Personas que cargan con los achaques de los más débiles y que no retiran el hombro ante la carga. Personas que nunca fracasan pues cada alma vale toda la sangre de Cristo, y si algo no sale después de poner mucho esfuerzo, es porque Dios no lo quiere, luego no pasa nada. Personas que obedecen, pues el mejor lugar es donde les pone Dios; y personas que saben mandar pues su misión es que Cristo crezca y ellos disminuyan. Personas que se saben parte de un presbiterio y están siempre cerca de sus hermanos sacerdotes, especialmente cuando sufren o se ven abrumados por su debilidad. Personas que se muevan con la misma naturalidad entre los salones de los acomodados y las cárceles. Personas que no tengan doblez ni muchos discursos, pues su palabra es siempre del Evangelio. Personas que sepan expiar los pecados del mundo y no tengan miedo al hambre o a ser mal mirados. Personas enamoradas de la Virgen, con el rosario en el bolsillo, en la mano y en la boca, pues muchas veces tenemos que descansar en el seno de la madre, para volver a bregar. En definitiva, personas que sean personas de Dios.






A San José se lo encomendamos, y a nuestra Madre la Virgen, seguro que hay un montón de personas así… aunque ellos no se hayan dado cuenta. Que no tengan miedo a decir que sí.


Comentario a la liturgia del día de Archimadrid


viernes, 18 de marzo de 2011

LA UNIVERSIDAD MÁS CATÓLICA DEL MUNDO

Hoy se oficiará una Misa en desagravio por los actos sacrílegos que tuvieron lugar en la Universidad Complutense de Madrid.
Ahora os presentamos a esta: son muchas las universidades que se definen como católicas o, al menos, de inspiración católica, pero parece difícil encontrar alguna más católica que la FUS, la Franciscan University de Steubenville (www.franciscan.edu) , en Ohio, EEUU.




Los franciscanos de la Tercera Orden Regular (TOR) la fundaron en 1946 como un pequeño campus universitario. En 1970 llegaron a tener 1.100 alumnos y equilibrar sus cuentas. Pero en ese momento se conjuntaron varios factores: se abrieron 4 centros universitarios estatales en la zona, bajó brutalmente la natalidad y la cultura de "mayo del 68" llegó al campus. Casi desaparecieron las clases de filosofía y teología, los alumnos pedían recibir visitas del otro sexo en sus habitaciones. En otoño de 1973 sólo 6 alumnos y 8 miembros de la universidad acudieron a la misa inaugural. Los franciscanos se plantearon cerrar la universidad o refundirla con centros estatales. Sólo el padre Michael Scanlan se opuso y en 1974 se le dio la presidencia del centro.






Scanlan había sido deán del colegio universitario de 1964 a 1969 y en 1974 era uno de los líderes de la Renovación Carismática Católica en Estados Unidos, una corriente espiritual que apenas contaba con 7 años de historia pero ya se había extendido por todo el país. Dedicó el primer semestre de 1974 a jugar con los equipos deportivos del centro, acudir a sus conciertos, obras de teatro y participar en tantas fiestas estudiantiles como pudo. Descubrió el profundo sentido de soledad y aislamiento de los jóvenes, reunidos en un campus residencial. Y su respuesta no fue ceder a la revolución sexual, sino desatar una "revolución fraternal".






Scanlan decidió juntar dos elementos: las "asociaciones estudiantiles" (famosas en el cine norteamericano, incluyendo "La Red Social", tan premiada, con sus siglas en griego) y el sistema de comunidades de alianza de la Renovación Carismática, incluyendo sus células o grupos pequeños. Así creó los "households", o "casas" de la Franciscan University.


Vivir juntos, rezar juntos

A todos los alumnos se les obligó a unirse en "casas". Cada casa debía tener un documento fundacional, firmado por sus miembros, con sus compromisos de oración conjunta y apoyo mutuo. Había casas de chicos y casas de chicas, con entre 5 y 80 miembros. Si eran muchos, se subdividían en grupos menores, de cuatro a seis miembros. Los miembros de una casa vivirían juntos en un mismo edificio del campus. Rezarían juntos al menos una vez por semana: podía ser oración con el Rosario, o adoración al Santísimo, o de cualqui er otro tipo, aunque muchas casas asumieron la oración carismática. Muchos, de forma adicional a la oración de grupo, se comprometían en su alianza a acudir en grupo a una misa semanal. Se asignó asesor espiritual a cada casa (franciscanos o, por un tiempo, misioneros de la Renovación). Y debían trabajar en grupo en alguna otra tarea: solidaria, cultural...






El sistema tardó un par de años de consolidarse, y en 1976 ya no era obligatorio afiliarse a una casa, pero éstas se habían instalado ya con fuerza y la mayoría de los estudiantes elegían una (o fundaban alguna) nada más llegar al campus y conocer el sistema. Además, se hizo un cribado de alumnos: se seleccionó a los cercanos a la espiritualidad carismática o, simplemente, a católicos convencidos y militantes. Mucho personal disgustado con la nueva orientación dejó el centro. Pero empezaron a llegar alumnos católicos de todo el país y profesores convencidos, dispuestos a cobrar menos pero a participar. Y en los 80 la universidad se estabilizó con el modelo que mantiene hoy. Se sigue seleccionando a los alumnos para mantener un 90% de católicos convencidos y éstos llegan de todo el país y del extranjero.


Tres misas diarias


La Franciscan University of Steubenville (FUS) tiene hoy unos 2.400 alumnos. De ellos, 350 están apuntados como voluntarios estables para la liturgia (música, limpieza, etc...), lo que permite mantener 3 misas diarias siempre llenas, y una cuarta misa el domingo. Además, se facilitan autobuses el domingo para ir a la Misa por la Forma Extraordinaria del Rito Romano en la parroquia de la población de Steubenville, que tiene un altar adecuado para esa liturgia. También se celebra una misa mensual en español en la capilla de la universidad, a la que acuden muchos miembros del "Club de Español".






Además, cada martes, de 21h a 22h, hay una asamblea de alabanza semanal al estilo carismático, y un sábado al mes se celebra un "Festival de Alabanza", que dura dos horas, lo dirigen estudiantes y está pensado también para amigos y parientes. Esto es en adición a la hora semanal de oración en grupo de cada "casa" estudiantil. ´


Cada semestre se organiza un retiro espiritual fuera del campus, organizado por estudiantes, para crecer en el discipulado y la relación con Dios, de estilo carismático y muy centrado en el discernimiento de las capacidades, dones y llamado que Dios da a cada participante.


En las vacaciones entre el primer y segundo semestre, muchos alumnos se apuntan a SonLife, unas misiones de evangelización en Florida, que incluye evangelizar en la playa, en las calles y atender a los necesitados. En verano hay experiencias de misiones en países del Tercer Mundo, en lugares donde los franciscanos tienen presencia.






Los estudiantes tienen diversos grupos de evangelización mediante la música o el teatro (llamados "Sent") que acuden a institutos de secundaria o a parroquias a lo largo del año. El más organizado y comprometido es el grupo masculino de música a capella "Beatitudes", que no solo canta sino que usa el testimonio personal, el humor, la mímica o el teatro, y puede evangelizar en locales, colegios o en la calle. Dedican las vacaciones entre el primer y segundo semestre a un "tour" evangelizador.


Existe además todo un programa de cinco días para formar evangelizadores jóvenes (incluso que no sean estudiantes de la casa) llamado LEAD (Liderazgo, Evangelización y Entrenamiento de Discipulado, en inglés) y se imparte antes de las Convenciones Jóvenes de Steubenville, de las que hay una docena en todo Estados Unidos, y a las que acuden docenas de miles de adolescentes y jóvenes.


Para orar como San Francisco y la tumba de niños abortados


El campus cuenta con una pequeña capilla de piedra que recrea la Portiuncula, la capillita que construyó San Francisco de Asís con sus propias manos. Allí hay jóvenes en adoración eucarística casi todo el día, al menos dos por turno. Por un decreto de la Penitenciaria Apostólica de la Santa Sede, hay cinco ocasiones en que cualquiera puede rezar en ella obteniendo indulgencia plenaria: el 2 de agosto (N. Sª de los Ángeles de la Portiuncula), el 4 de octubre (San Francisco de Así), el 22 de enero (dedicación de la tumba adyacente de los niños no nacidos), un día cualquier al año elegido por la persona o al acabar una "santa peregrinación" allí con un grupo.


Cerca de la Portiuncula, está la Tumba del Niño no Nacido. Allí se enterró un 22 de enero de 1987 a dos bebés eliminados por un abortista. Se les llamó Francisco y Clara y 500 personas participaron en su entierro. Desde entonces se les han añadido cinco bebés más y una llama que no se apaga. Muchos rezan allí, y cada 21 de enero se celebra un memorial con una procesión, poco antes de salir cientos de alumnos y profesores a la Marcha por la Vida anual en Washington. No importa lo malo que sea el clima, es un acto que nunca se cancela.


Otros lugares para rezar al aire libre son una pequeña gruta que imita la de Lourdes, un belén de piedra de gran tamaño recordando el misterio de la Encarnación (como el belén que hizo San Francisco de Asís) y las estaciones de la Cruz para realizar el Via Crucis. Además, cada residencia estudiantil tiene su propia capilla con el Santísimo para la oración silenciosa (las oraciones ruidosas de las "casas estudiantiles" se celebran en la sala común de cada casa).

Actividades solidarias y comunitarias


Los jueves por la tarde, los estudiantes llevan comida a personas sin hogar en las calles de Pittsburgh y charlan con ellas. Otros lo hacen en la ciudad de Steubenville. Los lunes y miércoles preparan y reparten comidas calientes en Steubenville para personas sin hogar. Los domingos visitan a los enfermos del hospital de Wheeling, hablan con ellos, les escuchan y rezan por ellos. Otros van el domingo por la mañana a jugar y atender a personas con discapacidades psíquicas.






Las tardes de los lunes se dedican a chicos en situaciones de riesgo, ayudándoles con sus deberes o en actividades de grupo. Los sábados por la tarde se juega con ellos y se hace algo de catequesis. Otros usan la música y juegos para "llevar a Cristo a los niños", en actividades infantiles en la ciudad. Hay programas especiales en centros médicos para las muchas alumnas que estudian enfermería.


El sistema de casas estudiantiles ("households")


La clave de la universidad no está tanto en su selección del alumnado católico, sino en conseguir que éste se mantenga católico y entusiasta, creciendo en la fe. Se trata de un campus residencial, donde a menos que se tenga coche y se vaya uno a Pittsburgh las ocasiones de distracción son pocas. El padre Scanlan realizó su revolución de la fraternidad desde abajo, desde los alumnos, y son los "households" o casas estudiantiles la clave del éxito. Hasta la fecha, cualquier intento de adoptar este sistema en otros campus y universidades, incluso residenciales, ha fracasado.






Las casas se basan en la "fe": son devocionales, y en su alianza escrita explican qué devoción o espiritualidad las alimenta. Hay casi 50 casas distintas, la mitad de chicos y la otra mitad femeninas. Pueden nacer más o pueden extinguirse. Cada año, los nuevos alumnos tienen un mes para elegir su casa. Algunas tienen un enfoque más misionero, otras el trabajo pro vida, otras son más asistenciales o solidarias, otras más evangelizadoras. Suelen tener sus propias devociones: algunas son más marianas, otras más carismáticas, otras más franciscanas, otras fomentan la liturgia tradicional.






Cuando un alumno nuevo llega a la universidad y se une a una casa se le considera un hermano, un miembro de la familia que debe ser amado y apoyado. Si la casa es muy grande, se le asigna un subgrupo pequeño dentro de ella, a veces de cuatro o cinco personas, en el que compartir tristezas, dudas, luchas. Cada semana, todos los "hermanos" se reúnen para la oración de grupo. Además, hacen muchas otras cosas juntos, manteniendo viejas tradiciones de sus predecesores o inventando otras nuevas. Se da un premio en mayo a la mejor casa masculina y femenina del año. Los hermanos se apoyan mutuamente en lo espiritual, rezan unos por otros: rinden cuentas entre ellos, entre iguales. La unión de juventud, fraternidad, espiritualidad cercana, comunidad entre iguales que se quieren y conocen por su nombre y convivir en el mismo edificio es poderosa. Nadie se siente solo.






Al inicio de curso, en una misa, cada casa desfila con su estandarte y su lema. Muchas chicas que estudian enfermería se apuntan a "Aceptación con Gozo" ("el gozo no es la ausencia de pena, sino la presencia de Dios", proclaman); otras a "Hijas del Señor" (dedicadas "al Niño Jesús, su ejemplo de gozo, humildad y simplicidad"); o a "Hijas de Jerusalén" ("hijas de Dios, enamoradas de Cristo, llegar a ser las mujeres que Dios nos creó"). Entre los hombres son famosas la muy ruidosa y carismática AMDG ("el ejemplo de San Ignacio, la devoción a la Virgen y una gran apertura al Espíritu Santo"), "Pescadores de Hombres" ("las virtudes de la caballerosidad, la dignidad de la vida, la masculinidad en Cristo") o "Discípulos de la Palabra" ("devoción a la Sagrada Escritura, rendir cuentas unos a otros cada día").


Lo académico

En Steubenville se estudia biología, química y matemáticas, pero sobre todo humanidades. También hay carreras de administración, de polítícas, económicas, etc... Y es especialmente prestigiosa su carrera de enfermería. Hay asignaturas de teología, filosofía y bioética repartidas por todas las carreras. El profesorado de las materias sensibles (casi todas) es cien por cien acorde con la enseñanza católica. En España el más conocido es el ex-protestante Scott Hahn, autor de "Roma, dulce hogar" y otros libros de tema bíblico, apologético, familiar y espiritual en ediciones Rialp. Hay unos quince alumnos por clase, como media y en


http://colleges.usnews.rankingsandreviews.com la consideran la 28ª mejor universidad con campus de EEUU.



jueves, 17 de marzo de 2011

SIEMPRE HAY UNA RAZÓN PARA VIVIR

Del lince al gol de Iniesta. La Conferencia Episcopal ha vuelto a sorprender en su Campaña por la Vida. Si hace dos años los obispos comparaban la protección a especies en vías de extinción con la que se otorgaba a los no nacidos, y el pasado año se centraron en las redes sociales, en esta ocasión la propuesta gira en torno a las "razones para vivir", con un emotivo vídeo que tiene como leit motiv la narración del gol de Iniesta en la final del Mundial.






miércoles, 16 de marzo de 2011

40 DÍAS, 40 IDEAS

Todas recogidas de textos de Benedicto XVI

1. Que en cada familia y comunidad cristiana se valore la Cuaresma para alejar todo lo que distrae el espíritu y para intensificar lo que alimenta el alma y la abre al amor de Dios y del prójimo. Pienso, especialmente, en un mayor empeño en la oración, en la lectio divina, en el Sacramento de la Reconciliación [la confesión] y en la activa participación en la Eucaristía, sobre todo en la Santa Misa dominical. (2009)



2. El ayuno es una gran ayuda para evitar el pecado y todo lo que induce a él. (2009)

3. El verdadero ayuno, repite en otra ocasión el divino Maestro, consiste más bien en cumplir la voluntad del Padre celestial, que “ve en lo secreto y te recompensará” (2009)

4. Si, por lo tanto, Adán desobedeció la orden del Señor de “no comer del árbol de la ciencia del bien y del mal”, con el ayuno el creyente desea someterse humildemente a Dios, confiando en su bondad y misericordia. (2009)

5. Ayunar es bueno para el bienestar físico, pero para los creyentes es, en primer lugar, una “terapia” para curar todo lo que les impide conformarse a la voluntad de Dios. (2009)


6. Esta antigua práctica penitencial, que puede ayudarnos a mortificar nuestro egoísmo y a abrir el corazón al amor de Dios y del prójimo, primer y sumo mandamiento de la nueva ley y compendio de todo el Evangelio. (2009)

7. La práctica fiel del ayuno contribuye, además, a dar unidad a la persona, cuerpo y alma, ayudándola a evitar el pecado y a acrecer la intimidad con el Señor. (2009)

8. Privarse del alimento material que nutre el cuerpo facilita una disposición interior a escuchar a Cristo y a nutrirse de su palabra de salvación. Con el ayuno y la oración Le permitimos que venga a saciar el hambre más profunda que experimentamos en lo íntimo de nuestro corazón: el hambre y la sed de Dios. (2009)

9. El ayuno nos ayuda a tomar conciencia de la situación en la que viven muchos de nuestros hermanos (...).Al escoger libremente privarnos de algo para ayudar a los demás, demostramos concretamente que el prójimo que pasa dificultades no nos es extraño. (2009)


10. Privarnos por voluntad propia del placer del alimento y de otros bienes materiales, ayuda al discípulo de Cristo a controlar los apetitos de la naturaleza debilitada por el pecado original, cuyos efectos negativos afectan a toda la personalidad humana. (2009)

11. “Quien ora, que ayune; quien ayuna, que se compadezca; que preste oídos a quien le suplica aquel que, al suplicar, desea que se le oiga, pues Dios presta oído a quien no cierra los suyos al que le súplica” (San Pedro Crisólogo). (2009)

12. Que la Virgen María, Causa nostræ laetitiæ, nos sostenga en el esfuerzo por liberar nuestro corazón de la esclavitud del pecado para que se convierta cada vez más en “tabernáculo viviente de Dios”. (2009)

13. La Cuaresma nos ofrece una ocasión providencial para profundizar en el sentido y el valor de ser cristianos, y nos estimula a descubrir de nuevo la misericordia de Dios para que también nosotros lleguemos a ser más misericordiosos con nuestros hermanos. (2008)


14. La limosna representa una manera concreta de ayudar a los necesitados y, al mismo tiempo, un ejercicio ascético para liberarse del apego a los bienes terrenales. (2008)


15. ¡Cuán fuerte es la seducción de las riquezas materiales y cuán tajante tiene que ser nuestra decisión de no idolatrarlas! (2008)


16. No somos propietarios de los bienes que poseemos, sino administradores: por tanto, no debemos considerarlos una propiedad exclusiva, sino medios a través de los cuales el Señor nos llama, a cada uno de nosotros, a ser un instrumento de su providencia hacia el prójimo. (2008)

17. Socorrer a los necesitados es un deber de justicia aun antes que un acto de caridad. (2008)

18. No hay que alardear de las propias buenas acciones, para no correr el riesgo de quedarse sin la recompensa en los cielos (2008)

19. La limosna evangélica no es simple filantropía: es más bien una expresión concreta de la caridad, la virtud teologal que exige la conversión interior al amor de Dios y de los hermanos, a imitación de Jesucristo, que muriendo en la cruz se entregó a sí mismo por nosotros. (2008)

20. Quien sabe que “Dios ve en lo secreto” y en lo secreto recompensará, no busca un reconocimiento humano por las obras de misericordia que realiza. (2008)

21. Cuando actuamos con amor expresamos la verdad de nuestro ser: en efecto, no hemos sido creados para nosotros mismos, sino para Dios y para los hermanos (2008)

22. Cada vez que por amor de Dios compartimos nuestros bienes con el prójimo necesitado experimentamos que la plenitud de vida viene del amor y lo recuperamos todo como bendición en forma de paz, de satisfacción interior y de alegría. El Padre celestial recompensa nuestras limosnas con su alegría. (2008)

23. La limosna, acercándonos a los demás, nos acerca a Dios y puede convertirse en un instrumento de auténtica conversión y reconciliación con él y con los hermanos. (2008)


24. Podemos aprender [de Cristo] a hacer de nuestra vida un don total; imitándolo estaremos dispuestos a dar, no tanto algo de lo que poseemos, sino a darnos a nosotros mismos. (2008)

25. Que María, Madre y Esclava fiel del Señor, ayude a los creyentes a proseguir la “batalla espiritual” de la Cuaresma armados con la oración, el ayuno y la práctica de la limosna (2008)


26. La Cuaresma es un tiempo propicio para aprender a permanecer con María y Juan, el discípulo predilecto, junto a Aquel que en la cruz consuma el sacrificio de su vida por toda la humanidad (2007)

27. En el misterio de la cruz se revela plenamente el poder irrefrenable de la misericordia del Padre celeste. (2007)


28. Miremos a Cristo traspasado en la cruz. Él es la revelación más impresionante del amor de Dios (...). En la cruz Dios mismo mendiga el amor de su criatura: tiene sed del amor de cada uno de nosotros. (2007)

29. El Todopoderoso espera el «sí» de sus criaturas como un joven esposo el de su esposa. (2007)


30. Sólo el amor en el que se unen el don gratuito de uno mismo y el deseo apasionado de reciprocidad infunde un gozo tan intenso que convierte en leves incluso los sacrificios más duros. (2007)

31. La respuesta que el Señor desea ardientemente de nosotros es ante todo que aceptemos su amor y nos dejemos atraer por él. (2007)

32. Vivamos, pues, la Cuaresma como un tiempo «eucarístico», en el que, aceptando el amor de Jesús, aprendamos a difundirlo a nuestro alrededor con cada gesto y cada palabra. (2007)

33. El apóstol Tomás reconoció a Jesús como «Señor y Dios» cuando metió la mano en la herida de su costado. No es de extrañar que, entre los santos, muchos hayan encontrado en el Corazón de Jesús la expresión más conmovedora de este misterio de amor.


34. Cristo «me atrae hacia sí» para unirse a mí, a fin de que aprenda a amar a los hermanos con su mismo amor. (2007)


35. De ningún modo es posible dar respuesta a las necesidades materiales y sociales de los hombres sin colmar, sobre todo, las profundas necesidades de su corazón. (2006)


36. Quien no da a Dios, da demasiado poco. (2006)


37. Es preciso ayudar a descubrir a Dios en el rostro misericordioso de Cristo (2006)

38. Mientras el tentador nos mueve a desesperarnos o a confiar de manera ilusoria en nuestras propias fuerzas, Dios nos guarda y nos sostiene. (2006)


39. La Cuaresma es el tiempo privilegiado de la peregrinación interior hacia Aquél que es la fuente de la misericordia. Es una peregrinación en la que Él mismo nos acompaña a través del desierto de nuestra pobreza (2006).

40. Aunque parezca que domine el odio, el Señor no permite que falte nunca el testimonio luminoso de su amor. A María, «fuente viva de esperanza», le encomiendo nuestro camino cuaresmal, para que nos lleve a su Hijo.





martes, 15 de marzo de 2011

LECTIO DIVINA PARA HOY

Texto para meditar: (Is 55, 10-11; Sal 33; Mt 6, 7-15)



«Como bajan la lluvia y la nieve del cielo, no vuelven allá sino después de empapar la tierra, de fecundarla y hacerla germinar, ara que dé semilla al sembrador y pan al que come, así será mi palabra, que sale de mi boca: no volverá a mi vacía, sino que hará mi voluntad y cumplirá mi encargo.»

Reflexión
La imagen de la tierra labrada, esponjosa, humedecida por la lluvia temprana, que recibe el grano esparcido, echado en sementera por la mano de sembrador, se convierte en llamada, en este tiempo en el que la Palabra llueve como el tempero sobre nuestro corazón.


Es momento de reavivar la sensibilidad, de que el corazón de carne reciba el impacto del mensaje revelado y quede afectado por él. Para que la tierra reciba la semilla, ha tenido que ser labrada en profundidad, trabajo que en los tiempos de Jesús era penoso, pues había que romper la corteza del campo con el arado.


Hay momentos en los que sangra el corazón, y son esos los tiempos más favorables para percibir el impacto de la llamada, de la gracia, de la moción interior, que deben ser acogidos y dar el fruto, nacido de las entrañas, de la oración y de la misericordia.


Oración

Señor, sé Tú nuestro labrador, ahonda en nuestro ser y hiere, si es preciso, nuestro corazón, rompe su dureza para hacerlo receptivo a tu Palabra. Que no contradigamos la verdad de tu Palabra, que siempre es fecunda. Brote de nosotros la respuesta agradecida y fiel a tus desvelos, para que todos contemplen tus maravillas, las que haces en el corazón de tus fieles.


Propuesta-«Cuando recéis, no uséis muchas palabras, como los gentiles, que se imaginan que por hablar mucho les harán caso. No seáis como ellos, pues vuestro Padre sabe lo que os hace falta antes de que lo pidáis. Vosotros rezad así: "Padre nuestro del cielo, santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo…».
Publicado en Ecclesia Digital.
Reflexión de Angel Moreno

lunes, 14 de marzo de 2011

¿QUIERES VER LA FUERZA DE LA GRACIA ACTUANDO?

Shahbaz Bhatti era el primer cristiano en dirigir un ministerio en Pakistán. Católico, de 42 años, Bhatti fue vilmente asesinado a tiros por un comando terrorista cuando volvía a Islamabad tras visitar a su madre en las afueras de la capital. El asesinato fue reivindicado por Al Qaida y los talibanes, que «acusaron» a Bhatti de estar promoviendo la anulación de la «ley de la blasfemia». Una ley que provocó, entre muchas otras, la condena a muerte el pasado noviembre de Asia Bibi, una cristiana a la que se acusó de insultar a Mahoma y cuyo abogado también ha sido asesinado. Esta entrevista la concedió poco antes de su muerte.



domingo, 13 de marzo de 2011

NUESTROS JÓVENES EN FÁTIMA

Queridos hermanos de nuestro blog:



“Dichosa tú que has creído porque lo que ha dicho el Señor se cumplirá”


Bajo estas mismas palabras entramos en la peregrinación al Santuario de Fátima, en Portugal, seis jóvenes de la parroquia. Han sido cinco intensos días en los que hemos disfrutado de Vía Crucis, vigilias, veladas… y todo ello acompañado de nuestra Madre. En cada instante nos ha animado a confiar nuestros mayores secretos a su Inmaculado corazón.


El sábado, a la llegada a la explanada del santuario, y tras la motivación de entrada, las Familias para el Reino de Cristo nos recibían haciéndonos pasillo, a un lado y a otro, hasta la Capelinha. Emocionados le pusimos a sus pies todas las peticiones y los anhelos de nuestro corazón.


El domingo por la mañana visitamos los lugares donde la Virgen y el Ángel se les aparecieron a los pastorcitos cerca de Aljustrel. Llegada la noche, el momento más íntimo de la peregrinación que vivimos con la Virgen, fue la Vigilia; donde se nos habló de la confianza y la capacidad de asombrarnos como niños pequeños llevados de la mano de su madre. Estamos seguros que la Virgen durante esta Vigilia tocó muchos corazones; entre otros los nuestros.


Un momento también especial en la peregrinación fue el santo Vía Crucis que recorrimos la mañana del lunes. La misa de este día fue por parroquias y movimientos donde muchos jóvenes, novios y matrimonios se consagraron a la Virgen. Nos hermanamos para rezar el Santo Rosario con jóvenes de otros países y concluimos con la procesión de antorchas.


El martes, durante la misa de clausura, los niños de FJR (Familias para el Reino de Cristo) fueron presentados a la Virgen.


A la vuelta, nuestro corazón viene colmado de alegría al igual que el gozo que sintió Santa Isabel al recibir la visita de su prima. Además de experimentar una inmensa confianza de la presencia de la Virgen.


¡¡¡MIL GRACIAS, MAMÁ!!!


Fernando, Rocío, Ana Belén, Mari Paz, Ana y Camino.

sábado, 12 de marzo de 2011

DOMINGO I DE CUARESMA

Evangelio


Entonces, Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo. Y después de ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, al final sintió hambre. El tentador se le acercó y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes».


Pero Él le contestó: «Está escrito: No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios».


Entonces el diablo lo llevó a la ciudad santa, lo puso en el alero del templo y le dijo: «Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: Ha dado órdenes a sus ángeles acerca de ti y te sostendrán en sus manos para que tu pie no tropiece con las piedras».


Jesús le dijo: «También está escrito: No tentarás al Señor, tu Dios».


De nuevo el diablo lo llevó a un monte altísimo y le mostró los reinos del mundo y su gloria, y le dijo: «Todo esto te daré, si te postras y me adoras».
Entonces le dijo Jesús: «Vete, Satanás, porque está escrito: Al Señor, tu Dios, adorarás y a Él sólo darás culto».


Entonces lo dejó el diablo, y he aquí que se acercaron los ángeles y lo servían.


Mateo 4, 1-11
 
El demonio, el satanismo y otros fenómenos relacionados son de gran actualidad e inquietan no poco a nuestra sociedad. Nuestro mundo tecnológico e industrializado pulula de magos, brujos urbanos, ocultismo, espiritismo, escrutadores de horóscopos, vendedores de hechizos, de amuletos, así como de auténticas sectas satánicas. Expulsado por la puerta, el diablo ha entrado por la ventana. O sea, expulsado por la fe, ha vuelto a entrar con la superstición.


El episodio de las tentaciones de Jesús en el desierto, que se lee el primer domingo de Cuaresma, nos ayuda a aportar un poco de claridad a este tema. Ante todo, ¿existe el demonio? Esto es, ¿la palabra "demonio" indica de verdad alguna realidad personal, dotada de inteligencia y voluntad, o es simplemente un símbolo, un modo de hablar que indica la suma del mal moral del mundo, el inconsciente colectivo, la alienación colectiva y cosas por el estilo? Muchos, entre los intelectuales, no creen en el demonio según el primer sentido. Pero se debe observar que grandes escritores y pensadores, como Goethe o Dostoiewski, tomaron muy en serio la existencia de satanás. Baudelaire, que no era ciertamente trigo limpio, dijo que «la mayor astucia del demonio es hacer creer que no existe».


La principal prueba de la existencia del demonio en los evangelios no está en los numerosos episodios de liberación de posesos, porque en la interpretación de estos hechos pueden haber influido creencias antiguas sobre el origen de ciertas enfermedades. Jesús tentado en el desierto por el demonio: ésta es la prueba. Prueba son también los muchos santos que han luchado en vida contra el príncipe de las tinieblas. No son quijotes que pelearon contra molinos de viento. Al contrario: fueron hombres y mujeres concretos y de psicología sanísima.


Si muchos encuentran absurdo creer en el demonio es porque se basan en libros, pasan la vida en bibliotecas o en el escritorio, mientras que al demonio no le interesa la literatura, sino las personas, especialmente los santos. ¿Qué puede saber sobre satanás quien jamás ha tenido nada que ver son su realidad, sino sólo con su idea, esto es, con las tradiciones culturales, religiosas, etnológicas sobre satanás? Esos tratan habitualmente este tema con gran seguridad y superioridad, liquidando todo como «oscurantismo medieval». Pero se trata de una falsa seguridad. Como si alguien se jactara de no temer un león aduciendo como prueba el hecho de que ha visto muchas veces su imagen y jamás le ha dado miedo. Por otro lado, es del todo normal y coherente que no crea en el diablo quien no cree en Dios. ¡Sería hasta trágico si alguien que no cree en Dios creyera en el diablo!
Lo más importante que tiene que decirnos la fe cristiana no es, en cambio, que el demonio existe, sino que Cristo ha vencido al demonio. Cristo y el demonio no son para los cristianos dos principios iguales y contrarios, como en ciertas religiones dualistas. Jesús es el único Señor; satanás no es sino una criatura que «se perdió». Si se le concede poder sobre los hombres es para que estos tengan la posibilidad de hacer libremente una elección y también para que «no se ensoberbezcan» (2 Co 12,7) creyéndose autosuficientes y sin necesidad de redentor alguno. «Qué locura la del viejo satanás -dice un canto espiritual negro--. Ha disparado para destruir mi alma, pero ha errado el tiro y destruyó en cambio mi pecado».

Con Cristo no tenemos nada que temer. Nada ni nadie puede hacernos daño si nosotros no lo queremos. Satanás -decía un antiguo padre de la Iglesia--, tras la venida de Cristo, es como un perro atado en la era; puede ladrar y abalanzarse cuanto le plazca; si no nos acercamos, no puede morder. ¡Jesús en el desierto se liberó de satanás para liberarnos de satanás! Es la gozosa noticia con la que iniciamos nuestro camino cuaresmal hacia la Pascua.


P. Raniero Cantalamessa

viernes, 11 de marzo de 2011

VIERNES DE CUARESMA CON CATEQUESIS DE JP II

1. Durante la Cuaresma oímos frecuentemente las palabras: oración, ayuno, limosna, que ya recordé el Miércoles de Ceniza. Estamos habituados a pensar en ellas como en obras piadosas y buenas que todo cristiano debe realizar, sobre todo en este período. Tal modo de pensar es correcto, pero no completo.

 La oración, la limosna y el ayuno requieren ser comprendidos más profundamente si queremos insertarlos más a fondo en nuestra vida y no considerarlos simplemente como prácticas pasajeras, que exigen de nosotros sólo algo momentáneo o que sólo momentáneamente nos privan de algo. Con tal modo de pensar no llegaremos todavía al verdadero sentido y a la verdadera fuerza que la oración, el ayuno y la limosna tienen en el proceso de la conversión a Dios y de nuestra madurez espiritual. Una y otra van unidas: maduramos espiritualmente convirtiéndonos a Dios, y la conversión se realiza mediante la oración, como también mediante el ayuno y la limosna, entendidos adecuadamente.



Acaso convenga decir que aquí no se trata sólo de prácticas pasajeras, sino de actitudes constantes que dan una forma duradera a nuestra conversión a Dios. La Cuaresma, como tiempo litúrgico, dura sólo cuarenta días al año: en cambio, debemos tender siempre a Dios; esto significa que es necesario convertirse continuamente. La Cuaresma debe dejar una impronta fuerte e indeleble en nuestra vida. Debe renovar en nosotros la conciencia de nuestra unión con Jesucristo, que nos hace ver la necesidad de la conversión y nos indica los caminos para realizarla. La oración, el ayuno y la limosna son precisamente los caminos que Cristo nos ha indicado.

En las meditaciones que seguirán trataremos de entrever cuán profundamente penetran en el hombre estos caminos: que significan para él. El cristiano debe comprender el verdadero sentido de estos caminos si quiere seguirlos.

Jesús enseña a sus discípulos a orar

Sigue aquí esta catequesis