martes, 21 de septiembre de 2010

¿CÓMO TE HA AYUDADO UN SACERDOTE?

Seguro que cada uno de nosotros podríamos añadir muchos más ejemplos.

1 comentario:

Javier Vicens y Hualde dijo...

Aprovechando su amable invitación añado mi testimonio:
Si no fuera por mis padres yo no sería sacerdote ni nada. Pero si no fuera por los sacerdotes, a pesar de ser -gracias a mis padres- sacerdote, hace mucho tiempo que me habría dejado morir debajo de una áspera retama o de una dulce higuera.
Ellos, los curas, han hecho la labor de Sancho Panza y de los ángeles que no nos dejan morir así, sin más ni más, y que andan siempre dicíendome: levántate y anda, que el camino es largo. Y tienen, además, la amabilidad de darme, con el consejo, el alimento para el camino.
Oiga, ¿le he dicho a usted alguna vez que es usted muy amable?