jueves, 20 de enero de 2011

EL PODER DE LA ALABANZA

Por su extrema pobreza San Francisco de Asís se hizo hermano de todos los hombres. Quería no estar por encima de nadie: se ponía con los más pobres, con los excluidos, y así extendía a todos ellos la comunión de Cristo. A sus hermanos les exigía que, por su vida y su lenguaje, presentaran el Evangelio de tal manera que jamás nadie más pobre que ellos se sintiera desanimado ni herido.

Al mismo tiempo san Francisco era un hombre de alabanza. Supo, quizás más que ningún otro santo, comunicar el gusto por la alabanza, el sentido del asombro. Todavía hoy su vida nos parece elevada por un impulso interior, una especie de exultación cada vez más pura. Continuamente invitaba a sus compañeros a alabar y a bendecir, a cantar y a celebrar. Su famoso Cántico de las Criaturas, el Cántico del Hermano Sol, no ha perdido nada de su frescura.; se continúa cantando.
Lo que llama la atención en la figura de san Francisco es cómo estaba al mismo tiempo totalmente elevado hacia Dios y completamente abierto a los hombres, especialmente a los más desfavorecidos. En él estos dos aspectos se penetraban mutuamente. Bebiendo en la Fuente, la alabanza desbordaba en amistad por todos, y la pobreza compartida multiplicaba el asombro.
Cuando un día una grave disputa causó la división entre los habitantes de Asís, san Francisco envió a sus hermanos a cantar el Cántico de las Criaturas en medio de aquellos que ya no llegaban a reconciliarse y que estaban a punto de llegar a la violencia. Los invitaba, con un canto de alabanza , a abrir sus corazones a esa realidad infinitamente más bella que el tema de sus disputa : el Amor sobreabundante del Creador del que todas sus criaturas son testigos, y devolver así la paz a sus corazones.
Para esta ocasión San Francisco añadió una nueva estrofa a su cántico, ya que más que nunca había que alabar a Dios por esos hombres y mujeres capaces de "perdonar", de "soportar el mal", de "perseverar en la paz." ¿Acaso no son ellos testigos muy especiales del Amor que Dios nos tiene?
La historia dice que al escuchar el canto de los hermanos , los habitantes de Asís se llenaron de una profunda emoción. Esta increíble alabanza hizo derretirse sus corazones y abrió el camino a un perdón recíproco, a una auténtica reconciliación.
Alabanza y Paz están unidas. Quien alaba a Dios se abre a El, se llena de El. Mientras permanecemos replegados sobre nosotros mismos el espíritu divisor nos puede. El mal que sentimos dentro de nosotros lo proyectamos a nuestro alrededor, nos sentimos amenazados. Es como si para mantenernos tuviéramos necesidad de oponernos.
Pero quien alaba a Dios recibe lo que El es. Y Dios es Paz, es Unidad, es Amor. Cuando el hombre canta lo que Dios es para nosotros, pierde sus miedos, sus resentimientos. Se pierde en El, se deja "encantar". Y una paz que sobrepasa todos los razonamientos invade el corazón.

 Frère François- Taize

EL CÁNTICO DE LAS CRIATURAS
Altísimo y omnipotente buen Señor, tuyas son las alabanzas,
la gloria y el honor y toda bendición.
A ti solo, Altísimo, te convienen y ningún hombre es digno de nombrarte.
Alabado seas, mi Señor, en todas tus criaturas, especialmente en el Señor hermano sol,
por quien nos das el día y nos iluminas.
Y es bello y radiante con gran esplendor, de ti, Altísimo, lleva significación.
Alabado seas, mi Señor,por la hermana luna y las estrellas,
en el cielo las formaste claras y preciosas y bellas.
Alabado seas, mi Señor, por el hermano viento
y por el aire y la nube y el cielo sereno y todo tiempo,
por todos ellos a tus criaturas das sustento.
Alabado seas, mi Señor, por el hermano fuego,
por el cual iluminas la noche, y es bello y alegre y vigoroso y fuerte.
Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra,
la cual nos sostiene y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas.
Alabado seas, mi Señor, por aquellos que perdonan por tu amor,
y sufren enfermedad y tribulación; bienaventurados los que las sufran en paz,
porque de ti, Altísimo, coronados serán.
Alabado seas, mi Señor, por nuestra hermana muerte corporal,
de la cual ningún hombre viviente puede escapar.
Ay de aquellos que mueran en pecado mortal.
Bienaventurados a los que encontrará en tu santísima voluntad
porque la muerte segunda no les hará mal.
Alaben y bendigan a mi Señor y denle gracias y sírvanle con gran humildad.







4 comentarios:

LAHDDEC dijo...

Este es uno de mis santos preferidos Balbi, y salgo de aqui alabando gracias por traernoslo hoy. Un abrazo

Angelo dijo...

Me eleva cada vez que leo ese canto de las criaturas. He visto todas las peliculas que se han hecho sobre San Francisco y he leído casi todo lo que he podido de él. Fué un pilar importante en un momento delicado de la Iglesia. Su humildad fué la que construyó y la que tiró . Gracias.
Un beso

Miriam dijo...

Me ha gustado la idea. Alabanza y paz van unidas.
Me ha gustado.
Probaré a alabar por lo bajini, cuando alguien me ponga nerviosilla. Que sí, que me ha encantado la idea
Ah, y la sencillez y a la vez grandeza de la espiritualidad franciscana , me fascina.

Anónimo dijo...

Este Cántico a las creaturas es maravilloso,aunque no refleja del todo la Espiritulaidad de S. Francisco, pue aqui alaba A Dios Por lo que ha hecho, Sin Embargo su reiqueza está en albar A Dios por lo que es, el Dios del Amor.
San Francisco, es Un Santo Ungido por el Espíritu Santo en unos momentos especiales de la Iglesia
Por esta unción llego al enamoramiento total con Jesús, redecusbrió al Jesús vivo y presente entre los hombres precisamente cuando estos estaban ocupados en asuntos personales S. Francinco Tuvo un encuentro con Jesús que le enamoró, al tiempo que su vida fue transformada
de manera excecional.
S. Francisco entre otras cosas fue
el que Instauró los belenes.
Pero sobre todo descubrio el Valor de la Oracion de la alabanbza,, os invito a que si no la conoceis, pediz al Espiritu Santo que os guie
hacia algún grupo de Alabanza, es
Fantásntico. Es como pasar de ir Caminando a ir en el Ave .......
Elpidio