viernes, 6 de marzo de 2009

LA FE TAMBIÉN TOCA EL BOLSILLO


El obispo de Cádiz da ejemplo y aporta el 10% de su salario a Cáritas

Escrito por Ecclesia Digital
El obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Antonio Ceballos, propone a todos los cristianos de la Diócesis, empezando por él, entregar el diez por ciento del salario a Cáritas Diocesana para los afectados por la crisis, así como recortar, por parte de los empresarios cristianos, las ganancias económicas en favor de mantener los puestos de trabajo, evitando los despidos.
CÁDIZ, 3 (EUROPA PRESS)
En su Carta Pastoral con motivo de la Cuaresma, recogida por Europa Press, Antonio Ceballos pide también concienciar, por parte de los párrocos y catequistas, a los que celebren algunos de los sacramentos para que sean sobrios tanto en el momento de la celebración litúrgica como en la fiesta que, con tal motivo, se suele realizar.
El prelado gaditano señala en su Carta Pastoral, titulada 'Cuaresma, camino de amor y compromiso cristiano', que los cristianos son "conscientes de que la solución de la crisis económica y de paro en la que nos encontramos insertos supera nuestras posibilidades", aunque dice que "podemos hacer mucho más de lo que estamos haciendo" y argumenta que "es verdad que las pequeñas cosas no cambian las estructuras, pero pueden cambiar a los hombres, que son los que deben cambiar las estructuras".
Así, invita a los cristianos de la Diócesis a conocer y saber lo que es pasar por la situación económica y de paro en las familias sin trabajo, jóvenes sin empleo ni esperanza, barrios marginados que carecen de casi todo lo necesario, promoviendo una adecuada toma de conciencia que lleve a una actitud de solidaridad cristiana.
Antonio Ceballos señala que en el mundo actual son "muchas las amenazas que se ciernen hoy sobre la vida humana", como el hambre que padece un tercio de la humanidad; la violencia contra las mujeres, "que en muchas ocasiones terminan en tragedia"; los accidentes de tráfico, "consecuencia, casi siempre, de la irresponsabilidad"; la muerte de trabajadores, en muchos casos, fruto de un liberalismo económico desbordado; las drogas que merman la libertad y arrancan la vida de tantos jóvenes; "el drama del aborto que, a su gravedad intrínseca, por su dimensión voluntaria y querida de un ser humano por decisión de sus padres, se une la tragedia de su aceptación por parte de algunos".
Además, según el obispo de Cádiz y Ceuta, a estas "amenazas" se le suma en estos momentos la situación económica y del paro de forma global. Así, recordó que "frente a un mundo de desigualdades y de miserias, volcado en el ganar, gastar y gozar, Jesús propone que sólo cabe compartir, como en la multiplicación de los panes; desacralizar las riquezas como en la escena del joven que quiere seguir a Jesús; apasionarse por la justicia y la solidaridad, como describe el juicio de las naciones; y servir con sencillez a los demás, como en la escena de los hijos de Zebedeo".

Liturgia del día



2 comentarios:

Anónimo dijo...

en casi todo estoy de acuerdo con el obispo de Cadiz que,con su ejemplo,pega un aldabonazo fuerte y certero aldabonazo a nuestras,mi,adormiladas conciencias.La austeridad es un bien si yo entrego "donde debo"lo que no gasto.Porque si me limito solamente a no consumir,cierro con mi actitud muchos puestos de trabajo.El tema no es facil y para mi,casi el único motivo de preocupación si pienso en aquello por lo que se me vá a juzgar.Es fenomenal que la humilde figura de Zaqueo planee de vez en cuando por mi casa,mi bienestar,mi seguridad,mi comodidad,mis exigencias,mis derechos...¿sigo?.Un abrazo de M.A

Dámaris dijo...

Tuve ocasión de conocer a D. Antonio Ceballos hace un año, me entusiasmaron sus palabras entonces y me emocionan ahora. Es un abuelito sin apenas voz, pero con una miráda cálida y llena de paz.
Me parece estupendo lo que dice sobre "los diezmos", conozco a mucha gente católica que hace lo mismo que él, dar el 10% de su sueldo todos los meses para los pobres, y la experiencia es buenísima, libera. Es cierto que el que da es el que más recibe.
Un abrazo.
Dámaris