lunes, 27 de agosto de 2012

¿SER BUENO O SER SANTO?

En el lenguaje común, se llama “bueno”al que no es malo. Al que no roba, no mata, no miente,
paga los impuestos, acata las normas de circulación, es educado, sonríe, trabaja con seriedad, es puntual, cede el asiento a los ancianos y embarazadas, tira la basura en las papeleras, respeta a los demás, sostiene argumentos éticos y morales, mima a los animales, da limosna a personas necesitadas,
es higiénico…

Según esos parámetros de bondad, EL MUNDO ESTÁ LLENO DE PERSONAS BUENAS que, además, tienen aspecto agradable. Sí, es cierto, muchos buenos son también guapos y exitosos y, por si eso no fuera suficiente, algunos además son creyentes y practicantes de la fe: van a misa, rezan, se casan por la Iglesia, bendicen la mesa y aplauden al Papa.
¡Una pasada!.
Con ese perfil, muchos de nosotros -yo hasta hace poco- podemos considerarnos “buenos”. ¡Qué bien, pertenecer al inmenso club de los “buenos”, claramente mejores que los “malos”!
Y la pregunta surge de nuevo:
¿PARA QUE INCOMODAR A UN BUENO HABLÁNDOLE DE DIOS? ¿Lo necesita?
Todo hace sospechar que no lo necesita para nada, tanto si lo conoce como si lo ignora. Se puede ser “bueno” sin Dios. Los malos, por su parte, son fácilmente identificables: porque mienten, roban, violan, matan, discuten, gritan, oprimen, propagan ideas inmorales, son maleducados, sucios, traicioneros, egoístas, vanidosos…. ¡y se les nota! Porque los malos suelen ser también feos. Su peinado, su mirada,
su modo de caminar, sus gestos, sus carcajadas… todo es feo.Uf… ¡qué suerte no ser “malo”,qué suerte ser de los “buenos” (y guapos)! “Ellos son malos, yo soy bueno”…Así piensa una “buena persona” que se compare con los malos, para tranquilizar su conciencia y caminar satisfecho por la vida,
encontrando motivos para dar lecciones a los demás, a esos que sí necesitan a Dios. No a cualquier otro argumento sólidoque les zarandee, para reorientar su vida y dejar de amargar la existencia al resto.
ASÍ PUEDES IR POR LA VIDA, DE BUENO, HASTA QUE UN DÍA CONOCES A ALGUIEN QUE ES SANTO... Y TODO CAMBIA.
Alguien cuya referencia y aspiración de bondad ESTÁ EN LA BONDAD INFINITA DE DIOS,que excede completamente del nivel chato y superficial que separa el club de los buenos del club de los malos, alguien que deja a la altura del ridículo una nota de aprobado en bondad, porque aspira a matrícula de honor. ALGUIEN QUE SE PROPONE AMAR SIN CONDICIONES, A TODOS, SIEMPRE. Como nos ama Dios, único de quien podemos decir con propiedad que es BUENO, LA BONDAD, EL BIEN.
Por eso Dios ama a todos Y SE PONE AL SERVICIO DE TODOS, sin distinguir entre buenos y malos.
Porque Él sí es bueno. Te pones junto a un santo… luego miras tu propia vida…y entonces descubres
que tú no eres “bueno”, sino solamente “decente” y, con cierta frecuencia, “malo”, realmente “malo”, horrible.
Alguien que guarda las formas, que saca sobresaliente en el examen teórico y en el escaparate público,
pero aprueba por los pelos el práctico y el examen en la intimidad. Descubres que ERES BUENO CON LÍMITES, con condiciones,
HASTA QUE LA COSA SE PONE FEA. Si te llevan a ese límite…SE ACABÓ TU BONDAD,
ya lo has experimentado. Conoces tu maldad, no es un concepto imaginado sino vivido.
En el roce con un santo encuentras que tu apariencia de “bondad” puede engañar a los demás, pero no a ti mismo ni a Dios. Sientes vergüenza por haberte considerado bueno. Y SIENTES ENVIDIA y deseo de ser como esa otra persona, santa, que contagia bondad como un perfume se expande por el aire, como una caricia en la piel. Al principio su bondad te parece inalcanzable, COMO SI NO FUERA CONTIGO,
como si dependiera de la genética.
“TUVO SUERTE..Y SALIÓ SANTO.” Aplaudes a los santos, pero no haces nada por serlo, porque ya es suficiente con lo que haces y PORQUE PIENSAS QUE TÚ NO PUEDES SER SANTO, que ya es tarde para que lo seas. Demasiada basura en tu curriculum vitae. Además, aspirar a la santidad te complica la vida, porque SE ESTÁ MUY A GUSTO NADANDO ENTRE DOS AGUAS.
Admiras a los santos, les aplaudes… pero sigues conformándote con ese nivel de autoexigencia
que te sitúa en el clubde los “buenos y decentes” que nunca pasarán de ahí.
El club de los que no son fríos ni calientes, el club de los tibios, que provocan el vómito de Dios, “amigo de publicanos y pecadores”, de cuya boca salieron palabras durísimas contra los que se consideraban
“buenos” y daban lecciones a los demás.

JUAN MANUEL COTELO


2 comentarios:

Germán dijo...

¡Qué verdad tan grande y cómo me he sentido retratado en este esbozo precioso sobre ser bueno o ser santo!
Señor, estoy empeñado en ser santo pero sin tu gracia es para mí algo inalcanzable.
Señor, tengo un sin fin de miserias pero aspiro a amar y a entregar mi vida amando a quienes pongas en mi camino.
Señor, concédeme un corazón como el tuyo para no hacer otra cosa que amar.
+ Germán.

jose luis romero dijo...

solo una cosa impresionante